Últimas Noticias

martes 24 noviembre 2020 | 01:03

Siete meses de aislamiento: lo que pudimos detectar a tiempo pero el coronavirus lo demoró

Por:

Dr. Marcos Marín

Las estadísticas no mienten y son contundentes: durante los primeros tres meses de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, en la Argentina, las consultas médicas disminuyeron más de un 30%. Ahora, con más de siete meses de cuarentena, ese porcentaje debió haberse multiplicado y hasta quizá comenzado a disminuir frente al retorno suave a la nueva normalidad.

Un grupo de Sociedades Médicas de la Argentina nos hemos manifestado en este último tiempo, preocupados ante esta estadística e impulsando diversas campañas de concientización tendientes a que la sociedad en su conjunto (y sobre todo aquellos que tienen enfermedades crónicas y agudas) retome las consultas médicas y continúen llevando adelante los tratamientos de sus patologías para tratar a tiempo y antes de que ya sea tarde.

Partiendo de la base que los pacientes con factores de riesgo controlados tienen un mejor pronóstico en caso de contagiarse coronavirus, es importante destacar que quienes tengan patologías crónicas y agudas como por ejemplo hipertensos, coronarios, diabéticos, enfermos pulmonares crónicos o con enfermedades de índole venoso o linfático mantengan al día sus controles y la toma de medicación además de una alimentación saludable y actividad física reglada. Es fundamental entonces mantener la adherencia al tratamiento para evitar complicaciones.

Por otra parte, hoy la tecnología se convierte en un aliado indiscutible que permite quebrar la barrera de la presencialidad y mantener el vínculo médico-paciente. Actualmente existen diferentes herramientas tecnológicas que colaboran con la atención y el diagnóstico precoz, como las videollamadas, tele consultas, diferentes plataformas como el skype, zoom y otras. las aplicaciones En este sentido, se crea una nueva consulta, donde si el paciente esta muñido, por ejemplo, de un tensiómetro automático, podemos corroborar la presión arterial, la frecuencia cardíaca, incentivar al auto monitoreo de la presión y ajustar los tratamientos. Esta nueva experiencia nos permitió observar el típico fenómeno de guardapolvo blanco del consultorio en un fenómeno de alerta de teleconsulta. Esta nueva forma de atención médica, llegó para quedarse y una vez superada esta pandemia tendremos visitas presenciales y visitas virtuales

Por suerte, La Cámara de Senadores de la Nación aprobó por unanimidad, y envió a Diputados, el proyecto de ley que busca la regulación de la prestación de los servicios de salud mediante el uso de nuevas tecnologías, conocido como “telemedicina”. Este avance es muy importante como estrategia sanitaria, mayor acceso al sistema de salud y finalmente una mejoría en el control de las enfermedades.

Mientras tanto, la sociedad también debe saber que hoy los centros de salud de todo el país están organizados de manera tal que las consultas por Covid 19 se atienden en un área, mientras que el resto de las especialidades se atienden en otro sector, incluyendo consultorios. En esta línea, debe transmitirse tranquilidad al paciente que, de ser necesaria la consulta presencial, no se lo expondrá directamente a focos de contagio sino todo lo contrario, estas áreas son cuidadosamente protegidas, con los protocolos necesarios, para tratar cuestiones no asociadas al coronavirus.

El miedo no debe ser un impedimento para descuidar nuestra salud. Al virus hay que enfrentarlo con responsabilidad y tomando todas precauciones necesarias para evitar el contagio. Si hay algo que debe perdurar y superar cualquier pandemia, es la relación médico-paciente; una de las más fuertes y sinceras que se puede tener.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print