En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza), Del Frade valoró que su sector tuvo “el privilegio de recibir 100.000 votos, que serán más tras el recuento definitivo, con lo cual la confluencia del Frente Social y Popular y Ciudad Futura ha generado la posibilidad de renovar dos bancas de la izquierda lo cual es inédito en la historia de la provincia de Santa Fe”.

Manifestó ante esto una “alegría enorme” porque “además se creció en cantidad de concejales en Rosario, Vera, Villa Constitución, Casilda, San Justo y Funes” donde “realmente hubo un crecimiento muy lindo con gente muy joven lo cual genera la posibilidad de una transformación real y concreta de la política y fundamentalmente de las condiciones económicas que han producido una desigualdad enorme en una provincia tan rica como ésta”. “Estamos muy felices y seguiremos laburando muchísimo para seguir poniendo en agenda los temas que para nosotros son prioritarios”, definió.

Sobre las causas de este crecimiento, analizó que “los sectores hegemónicos por sobre todas las cosas han creído que la política lamentablemente desde los años ´90 hasta acá está definida por el verbo gerenciar. Y cuando gerencian, en realidad lo que intentan administrar desde el Estado es cómo responden a los factores de poder concentrados, tanto los económicos como algunos religiosos y culturales que son muy poderosos”.

En tal sentido, advirtió que “ahora tendremos en la provincia de Santa Fe una experiencia brava porque la aparición de Amalia Granata tiene por detrás de ella nada más y nada menos que el poder del Opus Dei, lo más concentrado y reaccionario de la Iglesia Católica, y las Iglesias Evangélicas que a diferencia de los que realmente hacen un compromiso para transformar la realidad están más vinculados al proyecto de dominación de estados Unidos”.

“Eso más los sectores muy conservadores del peronismo que están detrás de Perotti también van a marcar la necesidad de una transformación y un cuestionamiento permanente para que no tengamos más allá de la fachada del cambio una idea de concentración de riqueza que generará aún más desigualdad”, agregó.

Respecto del triunfo del peronismo por sobre el socialismo tras 12 años de gobiernos del Frente Progresista Cívico y Social, Del Frade evaluó que “los tres primeros años de (Miguel)  Lifschitz siempre fueron a favor del macrismo y eso generó claramente una respuesta –tal como en otras provincias se manifestó al peronismo como respuesta al macrismo- que identificó que el lifschitzsmo tenía poco que ver con oponerse al macrismo y eso le dio poco margen a (Antonio) Bonfatti que sí estaba opuesto al macrismo para hacer una cuestión diferente”.

“Me parece que se olvidaron de ser socialistas, fueron más cívicos que progresistas en esta definición del Frente y eso generó que las respuestas que se habían dado en su momento dejaron de darse, empezó una pereza en las respuestas de acuerdo al grado de necesidad porque los tiempos fueron muy difíciles para la gente, y terminó generándose el voto a un hombre que se caracteriza por ser absolutamente conservador y habrá que ver si sostiene algunos derechos que la provincia tenía ganados desde hace tiempo”, describió.

En relación con la crisis del socialismo santafesino, señaló que “buscan el voto más en el centro que en la izquierda e incluso en esta elección lo buscaron en la centro derecha y ahí hay un error enorme, porque las elecciones se ganan con otro tipo de posicionamiento y más cuando se parte de una base socialista”. “Por eso cuando se va diluyendo la identidad a favor del pragmatismo y de la supuesta gobernabilidad e institucionalidad, pasa lo que le pasó al socialismo en Santa Fe lo cual es una pena porque realmente hay muchas cosas que se hicieron muy bien y habrá que ver si continúan con el gobierno de Perotti”, analizó.

En este escenario, sostuvo que “se abre un periodo muy interesante por la expectativa que puso mucha gente en el discurso de trabajo y producción que tiene Perotti pero después habrá que ver quienes terminan sentándose a la mesa de un peronismo muy pragmático y muy conservador que es lo que se avecina en Santa Fe”.

Sobre ese discurso del gobernador electo, marcó que “hubo un voto más de derecha y conservador, ya que el primer slogan de Perotti era orden y paz, luego lo cambió por paz y orden”.

En tal sentido bregó por “cambiar la conducción política de la policía para que sea compartida con las distintas fuerzas de la Legislatura, ya que en 36 años desde el retorno de la democracia ha fracasado en todas las provincias argentinas la idea de que la conducción de las policías provinciales quede solamente para el partido político que gana las elecciones a gobernador, porque cada vez se reproducen más los nichos de corrupción de las policías y los servicios penitenciarios”.

En contraposición marcó que “Perotti va con la idea de darle más poder a la policía con lo cual probablemente tengamos una policía dura, y ese es el discurso que compró la gente frente a lo que significó el crecimiento y desarrollo del narcotráfico en los últimos 12 años en la provincia”.

En referencia a la problemática de la inseguridad, el legislador sostuvo que “hace 40 años –desde la dictadura hasta acá- que se piensa a la seguridad como hija de la represión y eso lo único que favorece es el negocio de las empresas privadas que le venden tecnología de seguridad a los Estados, que de forma boba empiezan a gastar miles de millones de pesos”. A modo de ejemplo, mencionó que “hoy el Ministerio de Seguridad de Santa Fe destina 24.000 millones de pesos en seguridad y tenemos más homicidios que antes, incluso con la presencia de las fuerzas de seguridad con lo cual el verso de poner un Rambo al lado de tu casa le termina generando un gran negocio a los que venden patrulleros inteligentes, camaritas, software de escuchas, cárceles hechas, armas y demás”.

“Frente a eso y frente a 36 años de democracia fracasando en eso, lo que hay que discutir es cómo se genera una persona violenta o un asesino y para mí queda en claro la evidencia de las estadísticas: el 80 por ciento de la gente presa por haber cometido un homicidio no terminó la escuela primaria. A esa gente no le hace falta un arma ni más patrulleros, le hace falta escuela. Y esto es lo que hay que comenzar a decir para que la gente abra la cabeza y entienda que la cuestión de la seguridad es hija de la inclusión, educación, del trabajo, la cultura, la alegría del deporte”, planteó.

Consultado por la posición del Frente Social y popular ante la elección nacional y las distintas fórmulas presidenciales, Del Frade afirmó que “por el momento no hay definiciones” pero adelantó: “Seguramente daremos libertad de acción porque hay diferentes opiniones dentro del Frente Social y Popular y de Ciudad Futura, aunque si hay una segunda vuelta seguramente nos manifestaremos en contra de la continuidad del gobierno de Macri”.

Por último, detalló cuáles serán los desafíos de su nuevo mandato en la Legislatura: “La reforma impositiva para que paguen ingresos brutos las exportadoras de la provincia; decirle que no al gobierno nacional cuando tira los aumentos de sus amigos empresarios, especialmente de energía; ley de agrotóxicos para prohibir las fumigaciones aéreas y limitar las fumigaciones terrestres a 1.500 metros del casco urbano; jornada laboral de seis horas para generar 43.000 nuevos puestos de trabajo; cupo laboral trans que está frenado en el Senado provincial; ley de Educación Provincial que aprobó Diputados pero trabó el Senado porque incluye el programa de Educación Sexual Integral; Ministerio de Deporte para que sea un derecho social; limitación de los mandatos del Poder Judicial; elección de jueces y fiscales en las ciudades más grandes; democratización de la gobernabilidad de la policía con todas las representaciones políticas; y la recuperación del Banco provincial de Santa Fe y del ferrocarril”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here